Broncoscopia y lavado bronquial

Abril 29, 2016
¿Qué es? Preparación Procedimiento Cuidados Documentos requeridos
 

¿Qué es broncoscopia y lavado bronquial?

Es un examen para visualizar las vías aéreas y diagnosticar enfermedad pulmonar. Este examen se puede utilizar igualmente durante el tratamiento de algunas afecciones pulmonares.

El lavado bronquial es parte de un procedimiento llamado broncoscopia, en el que un médico mira en los pulmones con un broncoscopio de fibra óptica para comprobar si hay irregularidades y tomar muestras de tejido.

¿Cómo se realiza el procedimiento de broncoscopia y lavado bronquial

Los lavados bronquiales se suelen hacer en una habitación especial de endoscopia. El paciente es colocado en una cama tumbada boca arriba o a veces sentado. El doctor pondrá una vía en el brazo al paciente para darle la medicación sedante. Después usará un broncoscopio, un tubo flexible de menos de una pulgada (2,5 cm) de diámetro y como unos dos pies (60 cm) de largo. Tiene fibra óptica dentro que permite al doctor iluminar y ver dentro del pulmón. También tiene canales para irrigación y diminutos instrumentos como brochas y fórceps, que el doctor usa para obtener muestras de tejido del pulmón. El doctor pedirá al paciente que inhale un gas entumecido o que tome una gelatina entumecedora, que para el reflejo de las arcadas, antes del procedimiento. También cubrirá el broncoscopio con esa gelatina. Después insertará el tubo a través de la nariz o de la boca en una rama bronquial de los conductos de aire del pulmón. Cuando esté dentro del bronquio, el doctor inyectará una pequeña cantidad de solución salina normal en el conducto y la succionará de nuevo. Puede repetir este procedimiento varias veces para conseguir una muestra adecuada. La solución es un líquido estéril que tiene la misma salinidad que los fluidos corporales.

MENORES DE EDAD
Los pacientes menores de edad deben asistir con acudiente o acompañante para realizar el procedimiento.

Preparación para el procedimiento de broncoscopia y lavado bronquial.

Recuperacion del paciente luego del procedimiento de broncoscopia y lavado bronquial

Cuando el procedimiento termina, a los pacientes se les monitoriza la presión sanguínea, la temperatura, el ritmo cardíaco y la respiración. El personal de la clínica vigilará si hay sangre en el esputo y no permitirá comer o beber durante unas dos horas o hasta que vuelva el reflejo de arcada, cuando se pase la anestesia tópica. El paciente puede tomar entonces sorbete y sorbos de agua. El 90% de los lavados bronquiales no produce complicaciones serias.

Los pacientes pueden tener dolor de garganta o un deseo de toser después del procedimiento. Deberían contactar con el doctor si tose sangre o si experimentan dificultad para respirar, fiebre o dolor en el pecho.

Dcoumentos requeridos.

Debe traer lo siguientes documentos en caso de solicitar la prueba a su EPS: